Venezuelan refugees and migrants

Ciudad de Panamá / Ottawa / Ginebra, 15 de junio de 2021 – Para responder a las necesidades insatisfechas de las personas migrantes venezolanas, incluidas las refugiadas, que viven en América Latina y el Caribe, el Movimiento de la Cruz Roja y la Media Luna Roja está fortaleciendo su respuesta para brindar protección y asistencia a los venezolanos y comunidades de acogida en 17 países de América durante 36 meses.

Los nuevos programas de migración de la Cruz Roja, por un total de 236 millones de francos suizos (264 millones de dólares), abordarán las necesidades a corto, mediano y largo plazo y apoyarán a los migrantes venezolanos vulnerables, incluidos los refugiados, para que tengan acceso a atención en salud, apoyo psicosocial, oportunidades de generación de ingresos, servicios de protección e inclusión social en sus comunidades de acogida.

Desde 2018, más de 5 millones de venezolanos han dejado su país. Muchos de ellos aún no ven satisfechas sus necesidades básicas. La pandemia actual y los bloqueos y cierres fronterizos relacionados con la COVID-19 han deteriorado aún más una situación que ya era precaria para muchos migrantes, incluidos los refugiados, que han perdido oportunidades de ingresos, enfrentado un aumento de la discriminación y encontrado un sinfín de obstáculos que les impide acceder a servicios básicos y de protección.

Francesco Rocca, presidente de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR), dijo:

“Hoy en día, las necesidades básicas de los refugiados y migrantes venezolanos vulnerables siguen sin ser satisfechas. Muchos de ellos aún no pueden acceder a alimentos, agua y saneamiento, vivienda y primeros auxilios. Además, ahora enfrentan desafíos importantes para acceder a la atención en salud, incluidas las vacunas COVID-19, el apoyo psicosocial y los trabajos formales o informales.

“Antes de la Conferencia Internacional de Donantes en Solidaridad con los Refugiados y Migrantes Venezolanos, que tendrá lugar a finales de esta semana, hacemos un llamado a los gobiernos, donantes, organizaciones internacionales y la sociedad civil para que redoblen sus esfuerzos para garantizar que ningún refugiado o migrante se quede atrás. Es necesario actuar ahora «.

La situación es particularmente grave para los grupos vulnerables como los migrantes, incluidos los refugiados, sin un estatus regular reconocido, los que transitan en áreas afectadas por conflictos armados o detenidos por su condición de inmigrantes; así como para las mujeres, niñas y niños, personas mayores, la comunidad LGBTIQ y las personas con discapacidad, que están expuestas a la violencia, las barreras sociales y culturales, la exclusión económica y la xenofobia.

En respuesta al movimiento masivo de población venezolana a través de las fronteras, más de 6,900 voluntarios y personal de la Cruz Roja se han movilizado en el continente americano desde 2017 y continuarán trabajando en coordinación con actores locales, nacionales e internacionales, así como con los mismos refugiados y migrantes, para garantizar que todos estén seguros y sean tratados con dignidad.

El presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Peter Maurer, dijo:

“Nadie debe quedar desprotegido y solo cuando necesita ayuda. Las políticas migratorias deben estar siempre guiadas por la humanidad y la dignidad y deben estar en consonancia con las obligaciones internacionales.

 “Innumerables personas desaparecen a lo largo del camino de la migración, lo que genera una enorme angustia para las familias que se quedan esperando respuestas. Los Estados deben tomar todas las medidas posibles para prevenir la separación familiar y el riesgo de que los migrantes desaparezcan o mueran. Y finalmente, la detención no es una solución a los desafíos migratorios. La detención por motivos relacionados con la inmigración es un último recurso. Los niños y niñas nunca deben ser detenidos «.

Los programas de migración de la Cruz Roja en América Latina y El Caribe aún requieren financiamiento y abordarán también la sostenibilidad ambiental y la adaptación y mitigación del cambio climático, ya que la crisis climática en la región también puede afectar a los migrantes. 

El éxodo de migrantes, incluidos refugiados, de Venezuela sigue siendo el mayor movimiento de población en la historia reciente de América Latina y uno de los mayores desplazamientos del mundo.

Los 17 países incluidos en la respuesta de la Cruz Roja son: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Curazao, República Dominicana, Ecuador, Guyana, México, Panamá, Paraguay, Perú, Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela.

Related content
Media contacts

IFRC

Susana Arroyo Barrantes
+ 506 8416 1771
susana.arroyo@ifrc.org

Nathalie Perroud
+41 79 538 14 71
nathalie.perroud@ifrc.org

Tommaso Della Longa
+41 79 708 43 67
tommaso.dellalonga@ifrc.org

 

ICRC

Jason Straziuso +41 79 949 3512, jstraziuso@icrc.org

 

Metadata
National Society
Country
Themes