Panamá/Ginebra, 9 de febrero de 2018— Casi cinco meses después de que los huracanes Irma y María azotaran a las naciones insulares de Antigua y Barbuda, Dominica y Cuba, se están llevando a cabo esfuerzos de recuperación largos y a veces desiguales para reconstruir la infraestructura dañada y reanudar los servicios básicos.

“La devastación provocada por los huracanes Irma y María es extrema, y ​​el camino hacia la recuperación de muchas de estas islas es largo y desigual”, dijo Elhadj As Sy, Secretario General de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (FICR), después de una visita a Antigua y Barbuda, Cuba y Dominica. “Veo la dedicación y el aguante del personal y los voluntarios de la Cruz Roja trabajando junto a las comunidades que lo han perdido todo pero que han comenzado a reconstruir sus vidas desde cero”.

Durante su visita, el Sr. Sy se reunió con altos funcionarios gubernamentales y personal y voluntarios de la Cruz Roja en las naciones insulares. Hizo hincapié en la necesidad de una inversión urgente en programas diseñados para fortalecer la resiliencia y ayudar a las comunidades a resistir el impacto de futuras tormentas.

“La inversión en la recuperación es una prioridad fundamental para garantizar que estas islas del Caribe estén listas y sean resilientes cuando llegue el próximo huracán”, dijo el Sr. Sy. “Se necesitan más recursos nacionales y una mayor coordinación entre los gobiernos y los actores locales, como las sociedades de la Cruz Roja, para ayudar a las personas a reconstruir sus vidas y reactivar las economías nacionales”, dijo.

En Barbuda, donde el 95% de los edificios de la isla fueron destruidos por el huracán Irma, la Cruz Roja de Antigua y Barbuda está trabajando con otras organizaciones humanitarias para reconstruir hogares, restablecer el suministro de agua potable, la higiene, el saneamiento y la atención médica.

En la isla de Dominica, las escuelas y los servicios de salud han comenzado a reabrirse, pero solo el 10% de la población tiene acceso a la electricidad y el 80% de las viviendas siguen dañadas. La Sociedad de la Cruz Roja de Dominica proporciona efectivo, refugio y materiales de construcción a los residentes afectados. El acceso al agua potable sigue siendo un desafío serio. La Cruz Roja ha distribuido más de 600,000 litros de agua y ha ampliado la promoción de higiene y saneamiento.

En Cuba, la Cruz Roja ha estado trabajando en asociación con el Sistema de Defensa Civil para intensificar los esfuerzos de recuperación. Más de 4.500 voluntarios de la Cruz Roja trabajan para restaurar el acceso al agua potable, mejorar el saneamiento y reconstruir las viviendas dañadas.

La temporada de huracanes de 2017 fue una de las más devastadoras de la historia en el sur de los Estados Unidos, las naciones y territorios del Caribe. Los huracanes Irma y María, ambas tormentas de “Categoría 5”, causaron daños cercanos a los 300 mil millones de dólares.

Related content
Media contacts

En Panamá
Diana Medina
+507 6780-5395
diana.medina@ifrc.org

En Ginebra
Laura Ngô-Fontaine
+41 79 959 3662
laura.ngofontaine@ifrc.org