Un año después de que el huracán Dorian devastó comunidades en las Bahamas, la Cruz Roja ha ayudado a miles de familias durante con asistencia en la emergencia, ayuda financiera y apoyo para la recuperación a largo plazo.

El huracán Dorian tocó tierra en las Bahamas el 1º de septiembre de 2019 como un huracán categoría 5. Causó grandes inundaciones y daños en las Islas Abaco y la Gran Bahamas.

Rundell Fowler es un residente de Gran Bahamas. El techo de su vivienda fue destruido durante el huracán. A través del programa de reparación de viviendas de la Cruz Roja, recibió asistencia financiera que le permitió pagar las reparaciones y fortalecer su casa en caso de futuras tormentas.

«Fue una gran ayuda y estamos en temporada de huracanes otra vez, así que estoy muy agradecida», dijo

Después del huracán Dorian, Joel Hepburn dijo que su casa estaba tan destruida que no estaba seguro de poder quedarse en la isla de Abaco, un lugar donde había vivido toda su vida. Pero con el apoyo financiero de la Cruz Roja ha podido comprar los materiales que necesita para arreglarla y quedarse.

Los voluntarios y el personal de la Cruz Roja de las Bahamas han apoyado a las comunidades desde antes de la tormenta. Trabajaron en refugios, entregaron ayuda de emergencia, incluyendo más de 11 millones de dólares en asistencia financiera de emergencia, a más de 3.000 familias, apoyaron los programas de asistencia a través de alquileres durante la recuperación y reparación de viviendas, adicionalmente ayudaron a las familias a prepararse para la actual temporada de huracanes, que ya ha traído 14 tormentas a través del Caribe.

«A medida que continuamos ayudando a la gente en las Bahamas a recuperarse y reconstruir después del huracán Dorian, lo hacemos teniendo en cuenta el próximo huracán. Si las comunidades se reconstruyen más fuertes y resilientes, se puede reducir el impacto de los fenómenos meteorológicos extremos», dijo Baylar Talibov, Gerente de Operaciones del huracán Dorian de la Federación Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

Esta importante labor continúa mientras se opera dentro de la situación tremendamente compleja creada por COVID-19, que limitó el movimiento de los voluntarios y el acceso en persona a las comunidades de las islas afectadas. La pandemia de COVID-19 afectó directamente a las familias vulnerables que se recuperaban del huracán Dorian. A lo largo de este difícil momento, la Cruz Roja sigue apoyando a las personas en su proceso de recuperación, al tiempo que ayuda a los afectados por COVID-19. La Cruz Roja de Bahamas y sus socios del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja siguen apoyando las intervenciones de recuperación en curso, que incluyen asistencia para el alquiler, asistencia para la reparación de viviendas, subsidios para pequeñas empresas, apoyo psicosocial y participación comunitaria.

«Sabemos que el camino hacia la recuperación es largo, y la Cruz Roja estará acompañando este viaje. Estuvimos en las comunidades para apoyar a las personas vulnerables antes, y estamos allí ahora y en el futuro. Es muy importante reconocer la dedicación del personal y los voluntarios de la Cruz Roja de Bahamas, ya que siguen apoyando a otros en estos tiempos difíciles», dijo Ariel Kestens, jefe de la Oficina del Cluster para el Caribe de habla inglesa y holandesa de la IFRC.