En México, los paramédicos de la Cruz Roja están acostumbrados a atender casos de violencia. Sin embargo, desde el comienzo de la pandemia de COVID-19, el personal de salud se enfrenta cada vez más a ataques personales.

“A veces nos ha tocado atender personas heridas de bala. Tenemos que aprender a manejarnos en este contexto porque son situaciones de mucha tensión donde la gente se pone muy agresiva. Nunca me han apuntado con una pistola, pero si he sido atacado”, indica Alejandro, paramédico de 21 años perteneciente a la delegación de Huixquilucan de la Cruz Roja Mexicana. «Los efectos de la pandemia han hecho que el trabajo se vuelva más difícil. La gente está desesperada. El encierro y el hecho de que las personas se están contagiando está creando muchísimo malestar”, explica.

Hace unos meses Alejandro tuvo que enfrentar un incidente atendiendo a un paciente de más de 60 años que tenía COVID-19. “Cuando llegamos a su domicilio, la persona se encontraba en estado crítico, tenía complicaciones severas de respiración. Además, sus síntomas evidenciaban otras afectaciones de salud que había venido arrastrando desde semanas atrás, lo cual empeoraba su condición”. Debido al estado de este hombre, Alejandro sugirió a sus familiares movilizar al paciente al hospital más cercano. Ellos se resistieron y empezaron a molestarse, querían que se lo lleve a un hospital que conocían pero que estaba ubicado mucho más lejos. Finalmente accedieron a que se lo traslade al hospital más cercano. En el trayecto, el paciente falleció a pesar de todos los esfuerzos realizados por el personal paramédico para mantenerlo estable. Al llegar al hospital los familiares se percataron del hecho y estallaron en ira. Agredieron a Alejandro y a otro médico del hospital alegando que murió por culpa de ellos. “Los ataques al personal médico se está convirtiendo en algo muy común. Con la pandemia de COVID-19, la situación se está poniendo peor”, explica Alejandro.

El aislamiento social es otra de las realidades con las que tienen que bregar los paramédicos. Muchos deben alejarse de sus familias. “Lo estamos manejando. Sin embargo, es duro no poder ver a tus seres queridos y estar alejado de tus amigos. La demanda del trabajo y el asilamiento me costó incluso mi relación de pareja”, comenta Alejandro. La Cruz Roja Mexicana ha invertido un gran esfuerzo para dar soporte emocional a personas como Alejandro que deben trabajar directamente en las calles y zonas donde el virus está atacando. Además, la Sociedad Nacional ha trabajado duro para capacitar a su personal en acceso seguro y manejo de protocolos de bioseguridad. “Nosotros no vamos a parar, vamos a seguir trabajando para ayudar, pero si vamos a hacerlo de manera más segura”, afirma.

La noche se empieza a poner, y Alejandro se dirige al hostal en donde se encuentra hospedado como medida preventiva para no estar en contacto físico con sus familiares. Ha finalizado su turno de 24 horas y ahora le corresponden dos días de descanso, los cuales aprovechará para estudiar. Sigue una carrera de aeronáutica y debe dedicarle la gran parte de su tiempo libre. “Me gusta mantenerme ocupado, no me gusta lo fácil”, afirma. Su vocación como paramédico viene por herencia. Sus padres también han estado vinculados al Movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja desde hace muchos años. Frente a lo difícil de la situación, él se mantiene con actitud positiva. A pesar de las complicaciones, Alejandro está determinado a seguir dando lo mejor de sí para enfrentar la pandemia. “Hago mi trabajo con amor y pasión. Es normal tener miedo en las actuales circunstancias, pero me llena de vida hacer lo que hago. Es muy padre poder ayudar a la gente”.