Es un día normal de fin de semana. Mientras muchas personas descansan, la Doctora Roselbis Gonzáles se despierta, prepara el desayuno para su pequeña de 5 años y para su esposo, toma su botella de agua y se sienta en el escritorio de la sala. Allí, abre su computador y se conecta a la Línea de Apoyo de WhatsApp donde responde preguntas y calma la ansiedad de muchas personas que están llenas de inquietudes y dudas debido a la crisis por la pandemia de COVID-19. La Línea de Apoyo de WhatsApp es una iniciativa de la Federación Internacional de Cruz Roja (FICR) que se desarrolla en Perú.

Roselbis es parte del equipo de doctoras y comunicadoras que atiende consultas virtualmente a través de WhatsApp. La línea recibe diariamente preguntas sobre COVID-19, sus síntomas, medidas de prevención y orientación general para tratar la enfermedad. Durante los dos primeros meses de labor, la plataforma ha enviado más de 19.600 mensajes a 874 usuarios resolviendo preguntas, temores y clarificando rumores sobre COVID-19.

Para Roselbis, cambiar la consulta persona a persona, por una atención virtual se convirtió en un desafío, “al inicio dudaba un poco, pero al final me ha gustado porque siento que ayudo despejado dudas y orientando a la población, en especial a personas migrantes”. La empatía que la doctora Gonzáles siente se debe a que ella también es una persona migrante.

Roselbis nació en Venezuela, país que tuvo que dejar hace tres años “debido a la crisis económica, social y política que está pasando”, para migrar hacia Perú. Su vocación de ayuda surgió cuando cursaba la etapa secundaria del colegio. “Estudiaba en un colegio público y muchos de mis compañeritos pasaban hambre, siempre les compartía mi desayuno”, recuerda. Esa motivación de ayudar a los demás la llevó a estudiar medicina y, aunque los primeros años de la carrera fueron muy duros, no se desanimó.

Hoy, con 8 años ejerciendo como doctora, recuerda con cariño a “sus pacientitos” y cada momento vivido con ellos. Una de las experiencias que más recuerda, fue la primera vez que atendió un parto, “traer un niño a la vida quedó muy grabado en mí porque al ver al bebé llorando me alegró y marcó mi vida”.

Esa ayuda a mujeres gestantes, que antes la realizaba en persona, ahora se ha transformado en consultas virtuales. “He atendido diversos casos, los que más me han llegado son los de mujeres embarazadas que me indican que sus familiares están con síntomas, que quieren evitar contagiarse y que no han podido asistir a sus controles médicos, pienso cómo harán esas personas que viven trabajando del día a día, cómo se estarán alimentando, cómo estarán viviendo”.

La Línea de WhatsApp de la FICR atiende diversos tipos de preguntas y poblaciones, que quieren informarse sobre los síntomas y medidas de prevención de COVID-19. El 49% de mensajes provienen de personas en situación de vulnerabilidad, como migrantes (32%), personas con enfermedades crónicas (9%) y con discapacidades (8%).

Mientras atiende las consultas virtuales, Roselbis investiga, lee las noticias y los últimos reportes de la Organización Mundial de la Salud, toma agua y come algún snack saludable. La Línea de WhatsApp atiende mensajes todos los días de 08:00 a 18:00. Así transcurre su turno, al finalizar registra sus atenciones y se une a su esposo y su hijita quienes juegan en el segundo piso de su casa.