«Nunca querrás convertirte en la última víctima del Zika, el síndrome de Guillain Barre, el dengue o el chikungunya, así que cúbrete, tómate un tiempo y haz algo de limpieza». Pegajoso, melódico y acompañado de los dulces sonidos de la percusión de acero, suena como el inicio de un calipso interesante, pero una conversación con el cantante revela que es mucho más que eso. Es un jingle, es una llamada de atención para el oyente, lo más importante es que es una lección a la que hay que prestar atención. Ajamu es un nombre de origen africano/nigeriano que significa «un hombre que lucha por lo que quiere», por lo que no debe sorprender que Edson Mitchell, mejor conocido como Ajamu, luchara por su vida. El nueve veces rey de Calypso de Granada fue una de las personas infectadas con el virus Zika que posteriormente desarrolló el síndrome de Guillain-Barre.

Según la Clínica Mayo, el síndrome de Guillain-Barré es un trastorno poco frecuente en el que el sistema inmunológico del cuerpo ataca los nervios. La debilidad y el hormigueo en las extremidades suelen ser los primeros síntomas. Estas sensaciones pueden diseminarse rápidamente y, finalmente, paralizar todo el cuerpo».

La Clínica Mayo afirma además que “la causa exacta del síndrome de Guillain-Barré es desconocida. Pero a menudo es precedido por una enfermedad infecciosa. No hay cura conocida. La mayoría de las personas se recuperan del síndrome de Guillain-Barré, aunque algunas pueden experimentar efectos persistentes, como debilidad, entumecimiento o fatiga».

El 16 de agosto de 2017 es una fecha que Ajamu nunca olvidará, ya que fue cuando cayó enfermo, pero a decir verdad, se había sentido mal antes de eso. Diariamente sentía fuertes dolores de cabeza que iniciaron en marzo o abril, simplemente tomó medicamentos y pensó poco en ello. Programado para actuar en Toronto a mediados de agosto, reservó un vuelo a Canadá. El día del vuelo se despertó temprano, como la mayoría de los viajeros, pero no prestó atención a la sensación extraña en sus manos. Sin embargo, era una señal de lo que vendría, ya que se encontró en el aeropuerto con sus pantuflas, un error inusual que debería haber indicado que algo estaba mal, pero simplemente se echó a reír.

Fue durante el vuelo cuando experimentó lo que describió como «el peor dolor de cabeza de mi vida» cuando tomó la decisión de ver a un médico. Para ese momento ya era demasiado tarde, cuando el avión aterrizó tuvo que ser hospitalizado ya que sus piernas ya no soportaban su cuerpo. Esta primera hospitalización fue seguida por dos períodos más cuando fue dado de alta a pesar de tener una presión arterial muy alta. Fue su esposa Lucy quien vino a Toronto y lo llevó de regreso a su hogar en Virginia, a pesar de que se consideraba riesgoso para él volar. Después de dos días y una cantidad de pruebas, Ajamu finalmente tuvo su diagnóstico. Fue el síndrome de Guillain-Barré. Esta era una enfermedad que nunca había escuchado, así que fue su hija, una enfermera, quien investigó un poco y lo educó.

Casi dos años después, todavía se pone sentimental cuando habla de eso porque hubo una noche particularmente difícil en la que esencialmente se rindió. Él asegura que no estaría aquí hoy si no fuera por la gracia de Dios y el apoyo de su «bendición más grande», Lucy.

Ajamu ha recuperado completamente su movilidad, sin embargo, está experimentando los efectos persistentes. Se fatiga fácilmente y su memoria y vista nunca regresaron realmente a sus estados anteriores. Él también nota que su sonrisa no es la misma. La buena noticia es que su mayor temor no llegó a suceder y puede utilizar plenamente sus manos, ya que todas sus habilidades de motricidad fina han regresado. De hecho, los miembros de su banda dicen que él es un mejor músico ahora que antes. Puede sonar extraño para algunos, pero para este ingeniero de sonido y músico autodidacta, la vida en una silla de ruedas hubiera sido preferible a la vida sin la capacidad de tocar música. Él dice: «No sé cómo sería mi vida si no pudiera volver a tocar música». A pesar de que ahora está de regreso con sus amados instrumentos, no está recuperado al 100% como esperaba. Las temperaturas frías lo afectan, por lo que debe tener esto en cuenta ahora al programar sus actuaciones.

Acceder a una solicitud para cantar un jingle para la Cruz Roja de Granada para ayudar en la lucha contra el mosquito Aedes Egypti no fue difícil para él, ya que hacer música es lo que hace. El hecho de que lo llevara un paso más allá y grabara un video para crear conciencia, (su sugerencia) sobre el cambio de comportamiento necesario es algo sorprendente. “Mi mayor amor es para Dios y la humanidad. Dios es la humanidad», es el razonamiento que él ofrece. Si uno mirara a la humanidad a través de la lente de la Cruz Roja, su motivación se alinea perfectamente con el primer principio fundamental. Que no deseara su experiencia ni a su peor enemigo y que haría cualquier cosa para evitar que le sucediera a otra persona, refleja el deseo de prevenir y aliviar el sufrimiento humano y proteger la vida y la salud.

La perspectiva de Ajamu sobre su experiencia es una que le recuerda un dicho de su abuela que dice: «es mejor encender una vela que maldecir la oscuridad». En lugar de lamentarse por las cartas que le tocaron, elige difundir un mensaje. Él cree que es su responsabilidad educar a las personas, que este es su propósito, la razón por la que todavía está aquí. La Agencia de Salud Pública del Caribe (CARPHA) predice que el Caribe verá un retorno del dengue, que también se propaga por el mosquito Aedes Egypti, en un futuro cercano y Erin Law, Asesar Global de Zika, explica que de estas enfermedades, el Zika, el dengue y chikungunya, «son cíclicas, y que se espera que haya un nuevo brote», por lo tanto debemos estar preparados. Ajamu espera que si la gente puede aprender algo de su experiencia sea no dar nada por sentado, porque la vida es muy frágil. Alentó a los granadinos y personas del Caribe a minimizar las oportunidades para que el mosquito se reproduzca a pesar de que «los mosquitos y los humanos tienen que coexistir», dice con una sonrisa.

Mira el video aquí.