Ellos saltaron sobre la grama, en el escenario, en las gradas, en los coches e incluso en los brazos de sus padres. Los niños que participaron en la 63º edición del carnaval de los niños, organizada por la Sociedad de la Cruz Roja de Trinidad y Tobago (TTRCS por sus siglas en ingles) disfrutaron mucho, algunos mas que otros. Tuvo lugar el último sábado de febrero. El día comenzó parcialmente nublado y parecía que llovería durante el desfile. Sin embargo, en el momento que comenzaron las festividades ya las nubes oscuras se habían disipado y solo una llovizna ocasional dio un respiro al sol abrasador del Carnaval.

Los disfraces brillaban y se balanceaban cuando los niños de entre tres y dieciséis años se hacían notar frente a los jueces, entre ellos una actriz, una artista y una ex Miss Mundo. Incluso, había una categoría para los bebés en brazos en donde los pequeños niños robaron los corazones de todos los presentes, dado que mostraba como la cultura no tiene  rango de edad. También habían dragones y templos, samuráis y tambores metálicos, guerreros y marineros, diablos y mariposas.

Hubo una categoría única este año  en la que la Sociedad de la Cruz Roja de Trinidad y Tobago intento utilizar la cultura para difundir información. La categoría de Zika consistía en disfrazarse de mosquito Aedes Aegypti. Puntos extra fueron otorgados por el uso de material reciclable, material natural o una combinación de ambos. Hubo algunas personas que aceptaron el desafío y esto dio como resultado a los hermanos gemelos representando  a ‘Must-keith-toe 1’ y a  ‘Must-keith-toe 2’.  “La derrota de los Egypti” y “Una armadura para Aedes” fueron otros dos disfraces en la categoría del Zika. Se pudieron observar varias representaciones en las que se utilizaron materiales reciclados, “Bottlemania” se construyo completamente con botellas de plástico y también encontramos “Fiesta Reciclada”, “ Madam Recycle” y “Salva el medio ambiente, Recicla”

La TTRCS  mantuvo el aprendizaje al organizar un stand en donde los niños podían participar en dos juegos de Zika. El primer juego fue un juego de mesa tamaño real llamado “Zap ese Mosquito” donde  el objetivo era ganar puntos e ir avanzando respondiendo correctamente preguntas acerca del Zika. El segundo juego fue de alta tecnología ya que los niños fueron sumergidos a el mundo de realidad virtual donde tenían que matar mosquitos en una pantalla grande. Ambos juegos fueron bien recibidos por los niños que aclamaban por jugar.

El Carnaval Infantil de la Cruz Roja es un elemento básico en el calendario del Carnaval y es muy esperado por jóvenes y adultos. Inicialmente, comenzó como una recaudación de fondos para la División Norte de la Cruz Roja de Trinidad y Tobago, pero ha evolucionado a lo largo de los años a ser uno de los pocos eventos principales del Carnaval diseñado para los niños. Es planeado por un comité y ejecutado con la ayuda de voluntarios. El dinero recaudado se ha utilizado para ayudar a la Sociedad Nacional a sustentar los costos de las operaciones, a comprar vehículos, incluidas las ambulancias, a brindar capacitación, a ayudar a las victimas de incendios igual que a los vulnerables y a realizar actividades de divulgación. Los ingresos obtenidos en 2019 serán designados a la implementación de una iniciativa denominada Juventud Como Agentes de Cambio y Comportamiento. Este programa de desarrollo juvenil busca fomentar el liderazgo de jóvenes al empoderarlos para ser mas activos en sus escuelas y comunidades