Yorely Alvarez tiene 24 años. Ella es madre de la pequeña Nayeli, que con tan solo un año ya recorrió tres países en seis días con el propósito de cambiar el rumbo de su historia. En su país, su hija fue diagnosticada con anemia y le indicaron que el peso de la bebe no era el adecuado para su edad.

Yorely decidió dejar su país con la esperanza de conseguir alimentos para su hija y poder reencontrarse con su esposo, quien migró a Perú meses antes “Yo podía quedarme sin comer, pero el día que no conseguí comida ni medicamentos para mi hija, decidí irme”. Esa fue la razón principal por la que cruzó la trocha por Cúcuta con su bebe en brazos y 4 bolsos.

“Lo que más me entristece es haber dejado a mi mamá, nunca nos habíamos separado, además mi familia fue la última en enterarse que me iba”.  En este viaje Yorely ha pasado varios días viviendo en la calle, situación que ha generado que su pequeña hija tenga problemas respiratorios. Hoy, ella y su bebe se encuentran en centro de atención de salud en el CEBAF esperando su turno para poder conocer qué tratamiento puede darle a la pequeña Nayeli.

Yo no sé nada de ser mamá, estoy aprendiendo mucho en este viaje”, comenta Yorely preocupada. Ella es una de las muchas madres primerizas que viajan solas con sus hijos en brazos. Cuenta que entre mamás se resguardan para cuidar a los bebes y las maletas. “Ahora me toca a mí poder ir  a la Cruz Roja, cuando termine la consulta debo regresar para seguir cuidando los bolsos de todo el grupo y que otra de mis compañeras pueda venir con su hijo a pasar el despistaje. Nos las estamos ingeniando.” detalla Yorely, mientras espera impaciente la llamada del doctor.

Ella se ha propuesto que llegará a la ciudad de Arequipa para poder reencontrarse con el padre de su hija y que si es necesario pedirá apoyo en las calles para poder alimentarla. Pese a eso, agradece por lo poco que tiene. “Yo estoy esperando una cita con la doctora, imagínese cuánta gente no puede hacer eso, tengo que estar agradecida por lo poco tengo y por la gente que me ha ayudado en todo el transcurso del viaje, sin ellos no podría estar en Perú”.