El riesgo de desastre, a causa de un fenómeno natural, puede pasar en cualquier momento. Por lo que Land Rover y la Cruz Roja están ayudando a las personas que viven en comunidades remotas para estar preparados, ante cualquier emergencia.

Dicho apoyo nunca había sido tan importante: El Informe mundial sobre desastres establece que, 134 millones de personas necesitarán asistencia humanitaria en 2018. El informe de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (IFRC) dice que, los terrenos difíciles, la infraestructura limitada, los conflictos y los peligros naturales pueden dificultar que la ayuda humanitaria llegue a donde sea necesaria.

Para marcar el lanzamiento de la publicación de dicho informe, Land Rover y la Cruz Roja Mexicana lanzaron una película sobre las amenazas de los peligros naturales y el trabajo humanitario que realizan para ayudar a las personas más vulnerables en comunidades aisladas.

Land Rover financia el Programa de Preparación Comunitaria en Chiapas, México, que tiene como objetivo beneficiar a 55,000 personas en comunidades vulnerables. En los últimos dos años la Cruz Roja ha recorrido más de 37,000 km para llegar a estas comunidades.

A raíz del terremoto del 2017, la Cruz Roja Mexicana movilizó a 1,200 especialistas en búsqueda y rescate, 31,000 voluntarios para brindar alivio y respuesta a más de un millón de personas.

Chris Thorp, Director de Negocios de Jaguar Land Rover dijo: “A través de nuestra asociación con la Cruz Roja, nos comprometemos a brindar apoyo a comunidades aisladas, como las de la región de Chiapas en México. La tecnología y la capacidad de los vehículos Land Rover, les permite a los voluntarios llegar a las comunidades más alejadas por contar con algunos de los terrenos más difíciles del mundo”.

Alexander Matheou, Director Ejecutivo Internacional de la Cruz Roja Británica, dijo: “Millones de personas en todo el mundo están en crisis y necesitan ayuda humanitaria urgente. En la última década, los terremotos han causado más de 350,000 muertes y el reciente desastre en Indonesia ha dejado un rastro de destrucción, poniendo de relieve la importancia de nuestro trabajo humanitario.

“Estos eventos son realmente devastadores. A través de nuestra asociación con Land Rover, podemos llegar a algunas de las áreas de más difícil acceso y apoyar a las personas vulnerables de todo el mundo. Estamos comprometidos a trabajar juntos y así continuar ayudando a las comunidades a prepararse y recuperarse de los desastres”.

El Presidente Nacional de Cruz Roja Mexicana, Fernando Suinaga Cárdenas, dijo que la institución trabaja la prevención y la resiliencia como estrategia no solamente para salvar vidas, sino también para fortalecer a las comunidades y a los pobladores para que sepan actuar y sobreponerse ante las emergencias y los desastres con el apoyo del voluntariado de la institución que los capacita en primeros auxilios, en formar brigadas de protección civil comunitaria, en la elaboración de planes familiares de emergencia y protocolos de evacuación, “Los pobladores están listos para reducir riesgos ante los embates de la naturaleza”.

Agradeció a Land Rover el apoyo con la unidad que trabaja el voluntariado de la institución en Chiapas, porque les permite desplazarse de una manera más segura y librando caminos de difícil acceso.

Jessica Lara, Coordinadora del Programa de Preparación Comunitaria en Chiapas, dijo: “Trabajar en comunidades remotas puede ser todo un desafío. Trabajamos con personas de diferentes culturas y tenemos que ganarnos su confianza. El terremoto fue uno de los factores que nos han permitido ingresar a estas comunidades, ya que ahora entienden que están expuestas y que los desastres pueden ocurrir en cualquier momento”.

Para mayor información de la alianza de Land Rover y Cruz Roja, visita: https://media.ifrc.org/ifrc/land-rover/