Esta semana, un grupo de personas con un conjunto diverso de conocimientos y habilidades llegaron al país de “Baruna” para responder a una inundación devastadora. Organizados en equipos, se apresuraron para conocer el impacto del desastre en la salud de la población, priorizando problemas de salud y elaborando planes de acción para prevenir enfermedades y salvar vidas. Todos tuvieron que participar en tensas reuniones con actores clave, negociar con miembros de comunidades enfadados y confusos, preparar reuniones con el Ministerio de Salud y hacer planes para trabajar en conjunto con otros actores. Se enfrentaron a noches sin descanso, mucha presión y arto debate.

“Baruna” no es un país real, pero los problemas ocasionado por la inundación sí lo son. La Federación Internacional de las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR), con el apoyo de la Cruz Roja Canadiense y Cruz Roja Colombiana, capacitó a más de 20 participantes de Sociedades Nacionales de América Latina para responder a las necesidades en Salud durante una emergencia. Esta es la segunda fase de la iniciativa realizada en las Américas – una repetición del curso realizado precedentemente en Surinam con participantes de la región del Caribe, América Latina y Europa.

Cuando una catástrofe sacude a un país, la salud y el bienestar de su población son fuertemente impactados y se vuelve necesario tomar decisiones difíciles para salvar vidas y proteger el bienestar colectivo. “Este taller tiene un ritmo muy rápido, es muy intenso. Como epidemiólogo, yo sabía que tenía algo que ofrecer en una respuesta a desastre en la región. Ahora sé cómo usar mis capacidades y los recursos de la Cruz Roja y Media Luna Roja para prevenir brotes y salvar vidas al ocurrir un desastre” expresa Julio Cuevas, epidemiólogo y voluntario de la Cruz Roja Paraguaya.

Los participantes, entre ellos especialistas en salud públicas, doctores, enfermeras, y gerentes de programas de salud, tuvieron la oportunidad de poner a prueba sus capacidades de respuesta frente a una emergencia en un entorno complejo y estresante, aprovechando una técnica de aprendizaje basada en el problema. Se familiarizaron con los conocimientos, recursos y herramientas disponibles para responder a las necesidades en salud en emergencia y aprendieron como dar soporte a las Sociedades Nacionales en este ámbito.

“Cuando se vuelva a producir una catástrofe en la región, estoy seguro de que tendremos un grupo de profesionales calificados que podrán apoyarnos para atender a las comunidades afectadas. Este curso nos ha permitido fortalecer la respuesta que brindan las Sociedades Nacionales.” explica el Dr. Jorge Huarachi, Coordinador de Salud Comunitaria y Salud en Emergencia para la FICR en las Américas.

El curso en Salud Publica en Emergencia (SPeE) se realizó en Bogotá, Colombia, del 15 al 20 de octubre, y en Paramaribo, Surinam, del 30 de julio al 4 de agosto 2018. Es la primera vez que se desarrolla una iniciativa con este enfoque en la región, con la cual se espera fortalecer la capacidad de respuesta en las Américas ante la amenaza creciente de desastres causados por brotes y el cambio climático.