por Juan Bazo, Centro del Clima, Lima

Con partes del país sufriendo frío extremo y fuertes nevadas en el invierno austral, las autoridades en Perú declararon el miércoles pasado un estado de emergencia que incluía dos distritos, Santa Lucía y Callalli, donde, diez días antes, la Cruz Roja había llevado a cabo una acción humanitaria de distribución bajo financiación basada en pronósticos (FbF).

Cerca de 400 paquetes familiares con abrigos gruesos ​​para adultos y niños, lonas y botiquines con vitaminas y antibióticos para alpacas (foto), fueron distribuidos por la Cruz Roja Peruana (PRC) a diez comunidades en los dos distritos en los departamentos de Puno y Arequipa respectivamente.

Estas comunidades, que se encuentran a una gran altura, dependen casi por completo de sus rebaños de alpacas, que pueden verse gravemente afectados por los inviernos duros.

Fue el «desencadenador» de FbF más reciente en Perú, en este caso para las heladas y las fuertes nevadas después de un pronóstico del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (SENAMHI), luego de una falsa alarma hace dos años.

Suministros

El estado de emergencia de 60 días se declaró después de varios días de nieve intensa y una evaluación de la agencia de defensa civil local; varias entidades gubernamentales están respondiendo en los campos de salud y agricultura, especialmente.

La distribución de la Cruz Roja Peruana se coordinó desde la filial en la ciudad de Arequipa, donde se habían colocado previamente los suministros de socorro.

Doce voluntarios de esta filial de la Cruz Roja Peruana y otros de un equipo nacional de respuesta, se movilizaron desde las filiales en Cusco, Lima y la región norte de Loreto.

Los funcionarios locales y los líderes de la comunidad acompañaron a los voluntarios de la Cruz Roja Peruana en la distribución que se realizó bajo FbF, que es apoyada en Perú por el gobierno alemán y la Cruz Roja Alemana con el asesoramiento técnico del Centro del Clima.