Con 109 personas fallecidas en el desastre del volcán de Fuego, y con 1,7 millones de personas aún en peligro, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) está poniendo en marcha planes a largo plazo para apoyar a los sobrevivientes.

En la primera erupción del volcán de Fuego, el domingo 3 de junio, fallecieron 109 personas y otras 58 resultaron heridas. Casi 200 personas siguen desaparecidas y más de 12.000 personas aún no pueden regresar a sus comunidades.

Walter Cotte, Director Regional para América de la FICR, advirtió que la escala completa del desastre aún no está clara. «Sabemos que hasta 1,7 millones de personas pueden verse afectadas por el impacto de la erupción en la salud humana, las fuentes de agua, los cultivos y el ganado, todo de lo que dependen las comunidades para su sustento,” dijo el Sr. Cotte. “Estaremos con los sobrevivientes todo el tiempo que nos necesiten».

La FICR lanzó un Llamamiento de Emergencia en busca de más de dos millones de francos Suizos para financiar los programas de la Cruz Roja Guatemalteca y la FICR en apoyo de 6.000 de los sobrevivientes más vulnerables durante 12 meses. El dinero impulsará las operaciones de la Cruz Roja Guatemalteca en materia de salud y apoyo psicosocial, asistencia en efectivo para los medios de vida y las necesidades básicas, la reducción del riesgo de desastres y la vivienda.

La erupción del volcán, que se encuentra a 40 km al sudoeste de la capital, Ciudad de Guatemala, envió flujos piroclásticos mortales y cenizas a través de un radio de diez kilómetros. Los equipos de emergencia de la Cruz Roja de Guatemala respondieron de inmediato, brindando atención médica a los sobrevivientes, llevando a los heridos al hospital y estableciendo servicios de sangre y centros de donación de socorro en toda la capital, Ciudad de Guatemala.

Más de 1,600 voluntarios siguen cuidando a las familias que fueron evacuadas de la zona de peligro.