Mientras los voluntarios y el personal de la Cruz Roja Guatemalteca continúan apoyando a los sobrevivientes de la catastrófica erupción del Volcán del Fuego, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja ha liberado más de 250.000 francos suizos de su fondo de emergencia global (DREF) para apoyar los esfuerzos de emergencia de primera línea.

La primera erupción del volcán de Fuego el domingo (3 de junio) dejó como saldo al menos a 75 personas fallecidas, y alrededor de más de 200 desaparecidos. Los esfuerzos de búsqueda y rescate se suspendieron anoche después de nuevas erupciones, pero se espera que continúen hoy.

Pascale Meige, Directora de la Unidad de Prevención de Desastres, Crisis, Respuesta y Recuperación de la Federación Internacional, dijo: «Los equipos de emergencia de la Cruz Roja Guatemalteca han estado activos desde el domingo ayudando a las personas afectadas y desplazadas por la erupción».

«La gente está aterrorizada: muchos han perdido a sus familiares, sus hogares se han ido, están heridos y sufren y no saben si pueden regresar a sus comunidades o cuándo podrán regresar».

«Esta asignación de fondos de  emergencia reforzará los esfuerzos, que ya están en marcha, de la Cruz Roja en términos de apoyo médico, salud y apoyo psicosocial, alojamiento, distribución de alimentos y artículos de socorro, y servicios de búsqueda de familiares».

Los fondos del Fondo de Emergencia para el Socorro en Casos de Desastre de la Federación Internacional (DREF) ayudarán a la Cruz Roja Guatemalteca a apoyar a 3.000 de los sobrevivientes más vulnerables durante tres meses.

El volcán de Fuego, que se encuentra a 40 km al sudoeste de la capital, Ciudad de Guatemala, comenzó su erupción el domingo 3 de junio, enviando flujos piroclásticos mortales y cenizas a través de un radio de 15 kilómetros. Hasta 1.7 millones de personas pueden verse afectadas por la caída de las cenizas volcánicas.

Equipos de respuesta a emergencias de la Cruz Roja de Guatemalteca han estado en el lugar desde el comienzo del desastre, brindando asistencia médica a los sobrevivientes, llevando a los heridos a hospitales en la capital y cuidando a las familias que fueron evacuadas de la zona de peligro. La Cruz Roja de Guatemala ha activado su servicio de sangre y también ha establecido centros de recolección en la ciudad capital.