Por Kenneice McLeod-Shillingford, Cruz Roja de Dominica.

Mirando atentamente a través de sus binoculares, August Charles, de 65 años, un residente que regresa a la isla caribeña de Dominica, se sienta y observa a todos los que se aventuran a atravesar el pequeño pueblo de Dos D’ane. Y mientras vigila, recuerda los horrores del huracán María.

“Lo he visto todo”, dice, “fue aquí donde me puse de pie y vi como una casa con 3 personas bajaba por ese río, luego la iglesia, la tienda y dos carros, era malo”.

Dos D’ane, ubicado en el lado norte de la isla, fue uno de los muchos pueblos devastados por las inundaciones y los fuertes vientos del huracán María.

Sin electricidad ni agua, la comunidad estaba obligada a encontrar los medios para sobrevivir. Muchos sabían que la reconexión eléctrica tardaría meses y, por lo tanto, decidieron responder a su necesidad más básica: agua.

Mientras jugaba con su nieto, Jai, de 2 años, August comentó que su pueblo tuvo mucha suerte de estar ubicados cerca de un ‘sous’- una fuente natural de agua. En carro tomaría solo 10 minutos llegar al manantial, pero para muchos que no tenían un vehículo, o lo habían perdido durante la tormenta, esta caminata duraría más de media hora, y era peor para aquellos que vivían más lejos en las otras aldeas circundantes.

Durante meses después del huracán María, muchas personas tuvieron que pasar caminatas diarias, largas y tediosas sobre colinas empinadas y laderas profundas, volviendo con pesados ​​baldes y botellas llenas de agua extraída de la fuente.

Eso es hasta que la Cruz Roja de Dominica y el International Media Corps intervinieron en diciembre de 2017 para proporcionar agua potable a Dos D’ane y las comunidades circundantes de Paix Bouche, Bense, Thibaud, Belmanier, Anse de Mai, Borne y Moore Park.

“Si no fuera por la Cruz Roja, no sé lo que hubiéramos hecho”, dijo August. “Todo es mucho más fácil para nosotros, y estoy seguro de que el agua también está ayudando a otras comunidades”.

Cuando le preguntaron si sabía cuando la compañía local de agua, DOWASCO (Dominica Water and Sewage Company) estaría restaurando el agua, respondió: “No tengo idea de cuándo llegarán, simplemente sé que la Cruz Roja de Dominica fue una gran ayuda y las personas que no tienen transporte no han tenido que luchar por conseguir agua, como lo hacían antes”.