«Todos vivimos con tanta incertidumbre aquí. Es tan importante que organizaciones como la Cruz Roja brinden información clara y precisa, que escuchen lo que la comunidad necesita y hagan algo con esa información.»


Saleh, voluntario de la Cruz Roja en el campamento de Nea Kavala, Grecia.

La aguda crisis migratoria que se produjo en 2015 como resultado de la inestabilidad económica y política en varios países de Oriente Medio y África ha provocado un desplazamiento a gran escala. Solamente en 2015, Grecia vio una afluencia de más de un millón de migrantes. En 2016, las restricciones fronterizas más estrictas y el acuerdo entre la Unión Europea y Turquía dejaron varados a más de 40,000 migrantes en Grecia.

Los migrantes viven con mucha incertidumbre. El acceso a la información correcta reduce su vulnerabilidad a medida que cruzan las fronteras y navegan por nuevas culturas, leyes extranjeras y procesos. No solo requieren información crítica sobre cómo sobrevivir, sino también información oportuna y precisa sobre los próximos pasos para asegurar su futuro. Lo que es más importante, los migrantes deben ser escuchados y contar sus historias.

Desde el comienzo de la crisis, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) junto con varias Sociedades Nacionales de la Cruz Roja Europea han apoyado a la Cruz Roja Helénica para ampliar su respuesta a fin de satisfacer las necesidades de la comunidad de migrantes. En particular, se realizan esfuerzos continuos para involucrar a los migrantes como líderes en iniciativas de participación comunitaria y compartir sus opiniones.

La Cruz Roja proporciona servicios de línea directa para migrantes en 11 idiomas diferentes, además del griego. La línea directa recibió un promedio de casi 10.600 llamadas entre marzo y octubre de 2017. Escuchar la opinión de las comunidades de migrantes sobre la ayuda que reciben y darles el tiempo y el espacio para comunicar qué está funcionando y qué no, qué necesitan y qué no necesitan, proporcionando información y creando una comunicación bidireccional ha sido fundamental para la respuesta de la Cruz Roja. La participación activa de la comunidad migrante ha sido especialmente relevante en interpretación, recopilación de comentarios y la implementación de servicios basados en la comunidad, como la promoción de la salud y la higiene, y el apoyo psicosocial.

Además de la línea directa y las actividades de participación comunitaria dentro de los campamentos de migrantes en Grecia, la FICR también ha diseñado y desarrollado virtualvolunteer.org, una aplicación basada en la web que ayuda a las personas a acceder a información confiable y práctica, estén donde estén. Actualmente, hay 20.747 usuarios en Grecia: se ha accedido a la aplicación más de 60 000 veces. En el pico de la crisis, la Cruz Roja con el apoyo de una estación de radio local también emitió un boletín de noticias de 20 minutos en árabe y farsi llamado Walkie Talkie Servicio de Información. Para ayudar a las personas a navegar por los servicios humanitarios disponibles, estos programas se guardaron en memorias USB y se transmitieron en campamentos de tránsito.

Desde principios de 2017, gracias a que la situación de emergencia se volvió más estable, los comentarios se han venido recolectando regularmente a través de buzones de sugerencias, interacción cara a cara, reuniones grupales y encuestas de satisfacción que incluyen encuestas SMS usando el kit de datos abiertos (ODK). La encuesta reciente de la Cruz Roja que recoge los comentarios de los migrantes destaca que un tercio de la población total que vive en los sitios se siente insegura y considera que la asistencia médica externa no es adecuada, y la mayoría son mujeres.

Los mecanismos de retroalimentación regulares combinados con encuestas específicas permiten a la Cruz Roja y a la comunidad humanitaria en general comprender mejor las percepciones de los migrantes, dar forma a los servicios, mejorar la comunicación y abogar por cambios.

Los migrantes no sólo conocen mejor sus necesidades, sino que también pueden resaltar las lagunas en la información requerida y expresar los desafíos que enfrentan. La participación comunitaria y la rednición de cuentas a la comunidad conducen a una programación efectiva al ayudarnos a comprender mejor las necesidades de las personas. Crea un ambiente de confianza, respeto mutuo, transparencia y responsabilidad.