El miércoles, el primer avión con 21 toneladas de ayuda humanitaria llegó a Antigua para apoyar a las familias afectadas por el huracán Irma. Este cargamento permitirá atender las necesidades básicas de 500 familias en Antigua y Barbuda y Saint Kitts y Nevis.

Stephany Murillo, Gerente de Logística de FICR con sede en Panamá dijo que la respuesta inicial ha sido complicada por las características geográficas, pero se ha logrado que llegue. “Esta operación representó un reto logístico por la complejidad de coordinación entre varios destinos”, comentó. “Luego del impacto de un huracán las condiciones climáticas dificultan el tránsito aéreo, pero logramos solucionar este asunto con rapidez y la ayuda pudo enviarse desde Panamá”.

La ayuda humanitaria enviada para auxiliar a personas afectadas consiste en: kits de cocina, kits de higiene, lonas plásticas, frazadas, mosquiteros, entre otros. Esa asistencia será distribuida a 300 familias en Antigua y Barbuda y en Saint Kitts y Nevis serán 200 familias las beneficiadas.

El Presidente de Cruz Roja en Antigua y Barbuda, Michael Joseph, se mostró muy optimista con la llegada de la ayuda humanitaria y mencionó que van a trabajar para la ayuda llegue a las familias muy pronto.

Electricidad confiable

La FICR envió a las Sociedades Nacionales generadores de energía que les permitirá continuar con las acciones operativas a pesar de la inestabilidad de los servicios eléctricos.

La Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), reportó que el 99 por ciento de la infraestructura en Barbuda está afectada, además, el 90 por ciento del sistema eléctrico está dañado. El hospital en Barbuda sufrió severos daños y no puede ofrecer servicios médicos. En Saint Kitts y Nevis, mucha de la infraestructura