La Habana / Panamá, 10 de septiembre. A pesar de que el huracán Irma ya ha dejado atrás varias provincias del territorio cubano, el gobierno aún no ha levantado la alerta ciclónica debido a que los vientos y las lluvias torrenciales aún no han cesado, lo que dificulta las labores de evaluación de daños.

“Aún hay que esperar para conocer los daños que se han producido en las distintas provincias que fueron afectadas por Irma. Hay muchas provincias sin electricidad y las condiciones climatológicas aún continúan inestables.” – señaló Inés Brill, jefa de la oficina de coordinación de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja para Cuba, República Dominicana y Haití.

Cruz Roja Cubana ha elevado el número de voluntarios desplegados en terreno a más de 7,000 personas en todo el país. “Los voluntarios están brindando primeros auxilios, apoyo psicosocial y proveyendo los medios, a través de las oficinas de restablecimiento de contactos familiares para que las personas localicen a sus familiares.” – dijo Inés.

En la provincia de Ciego de Ávila, los equipos de la Cruz Roja Cubana evacuaron a más de mil adultos mayores que se encontraban centros de atención distribuidos en diferentes municipios. En el caso de la provincia de las Tunas, los equipos de Cruz Roja han centrado su actividad en de socorro y rescate debido al desbordamiento de ríos que ha sufrido esta provincia.

“La Cruz Roja Cubana, en su rol auxiliar, trabaja en coordinación con los organismos del estado para brindar soporte en la respuesta y comenzar a activar lo antes posible acciones de recuperación” – agregó Inés. Se mantienen activados 571 grupos de operaciones y socorro, apoyando a los grupos de respuesta en labores de salvamento y rescate.

En La Habana los informes preliminares indican que el impacto ha sido severo. Aún se encuentran muchas calles inundadas y algunas construcciones han cedido tras el impacto del mar. En las próximas horas se conocerán con más detalles la extensión de los daños.