Los incendios forestales en la provincia de Columbia Británica en el oeste de Canadá han desplazado a 45.000 personas desde el 7 de julio. Hasta la fecha, el Gobierno de la Columbia Británica informa que se han producido 771 incendios abarcando 377.000 hectáreas, lo que llevó al gobierno provincial a declarar el estado de emergencia.

Actualmente se calculan 19.192 personas bajo órdenes de evacuación y otras 27.451 en alerta de evacuación. La mayoría de las personas desplazadas se alojan con amigos y familiares, mientras que muchos se alojan en refugios congregados con información que se proporciona a través de centros de recepción. Las autoridades de la provincia están liderando la respuesta con bomberos, personal de respuesta a emergencias y equipo. Las autoridades han activado los planes locales de respuesta a emergencias y están coordinando la evacuación y el regreso a casa de las personas afectadas.

El pronóstico del tiempo para las próximas semanas predice una continuación del clima seco y caliente. Uno de los principales peligros es el desplazamiento de los vientos que continúa afectando a nuevas comunidades con peligro de incendio y humo, dando lugar a nuevas evacuaciones. Los incendios forestales están ocurriendo durante un período de tiempo seco en el inicio de la temporada de incendios forestales. El último gran incendio forestal en la provincia fue en 2003, que afectó a 50.000 personas.

La Cruz Roja Canadiense apoya a las autoridades provinciales y locales en los esfuerzos de socorro. El personal de la Cruz Roja de todo Canadá, así como personal de la Cruz Roja Americana, han sido desplegados en la provincia para apoyar la coordinación y las operaciones sobre el terreno.

La Cruz Roja Canadiense está proporcionando registro en línea para los evacuados en toda la provincia y por teléfono, a través del Centro de Llamadas de la Cruz Roja, así como en persona en los centros de recepción. Unas 45.000 personas se han registrado con la Cruz Roja en toda la provincia hasta la fecha. Cunas, mantas, almohadas han sido desplegados para apoyar los centros de alojamiento de emergencia.

A medida que las órdenes de evacuación son levantadas, la Cruz Roja está apoyando el regreso de los evacuados en los centros de reingreso proporcionando kits de limpieza, guías de recuperación de incendios y asistencia financiera.

La Cruz Roja también ha desplegado personal de seguridad y bienestar para proporcionar apoyo, recursos y referencias de salud mental a las personas afectadas por el fuego. La Cruz Roja también ha desplegado personal de seguridad y bienestar para proporcionar apoyo, recursos y referencias de salud mental a las personas afectadas por el fuego.

La Cruz Roja está distribuyendo Transferencias Electrónicas de Fondos (transferencia de efectivo) de 600 dólares canadienses a hogares afectados por incendios forestales a través de fondos de la Provincia de Columbia Británica. Los evacuados que han estado fuera de sus hogares por más de 14 días son elegibles para recibir 600 dólares canadienses adicionales de asistencia. Aquellos que vuelvan a casa después de la evacuación recibirán una transferencia adicional de 300 dólares canadienses. Para aquellos que no pueden recibir fondos por vía electrónica, la Cruz Roja les proporciona tarjetas de dinero en persona. Aproximadamente 30.000 personas han recibido este apoyo financiero hasta la fecha.

«El desafío de esta respuesta son los escalonados pero paralelos plazos con los que debemos trabajar», dijo Jean-Pierre Taschereau, Director de Operaciones de Emergencia de la Cruz Roja Canadiense y Jefe de Operaciones. «Los incendios forestales incendian y amenazan a las comunidades en diferentes momentos, forzando el despliegue de nuestros equipos para responder a las necesidades de los evacuados durante la evacuación, el reingreso y la recuperación. Esto aumenta la complejidad de la operación, haciéndola muy dinámica e impredecible. Dentro de 24 horas, la situación puede cambiar completamente – para mejor, o a veces para peor».

 

Con Información de Cruz Roja Canadiense.